No esperes demasiado para sustituir los limpiaparabrisas desgastados

Buena atención, buena visibilidad: por seguridad

27 mar 2024 Automoción
  • Los limpiaparabrisas defectuosos son un riesgo para la seguridad
  • Mala visibilidad, sobre todo al mirar a los faros que vienen de frente
  • Si aparecen rayas, sustituya las escobillas.

Los conductores de los primeros coches tenían que parar o abrir el techo para limpiar el parabrisas cuando llovía. Hoy en día, este trabajo lo realizan sistemas limpiaparabrisas de alta tecnología, a menudo apoyados por conmutación por intervalos y sensores de lluvia. Sin embargo, sólo garantizan una buena visibilidad si las escobillas se mantienen y sustituyen a tiempo. La primavera es un buen momento para revisar los limpiaparabrisas.

"Una buena visibilidad es uno de los aspectos más importantes de la seguridad vial", afirma Stefanie Ritter, investigadora de accidentes de DEKRA. "Los limpiaparabrisas desgastados no pueden garantizar esto. Conducir bajo la lluvia puede convertirse fácilmente en volar a ciegas". Los limpiaparabrisas desgastados dejan finas manchas en el parabrisas, que pueden oscurecer la visión del conductor cuando realmente importa: con lluvia, niebla o nevadas. Incluso la suciedad más fina, como el polvo o los restos de insectos, ya no puede limpiarse simplemente con los labios de goma desgastados.

Efectos de deslumbramiento de las luces que circulan en sentido contrario

Especialmente al anochecer y en la oscuridad, el deslumbramiento puede restringir gravemente la visibilidad. En cuanto los faros de los vehículos que circulan en sentido contrario chocan con las rayas o la suciedad del parabrisas, se genera una gran cantidad de luz dispersa. "Las escobillas limpiaparabrisas desgastadas pueden convertirse, por tanto, en un riesgo para la seguridad que no se debería correr", recomienda el experto de DEKRA. "Merece la pena vigilar las escobillas limpiaparabrisas. Límpialas de vez en cuando y, tal vez, aplícales algún producto de cuidado". Un paño húmedo suele ser suficiente, pero un limpiacristales o agua templada con un chorrito de detergente son buenos para la suciedad más intensa.
Hoy en día, las escobillas limpiaparabrisas de alta calidad están diseñadas para más de 750.000 ciclos de limpieza. Esto significa que limpian una superficie del tamaño de unos 60 campos de fútbol. Soportan temperaturas de entre -30 °C y +80 °C, así como la radiación UV directa del sol. No obstante, no deben someterse a esfuerzos innecesarios, ya que de lo contrario se resentiría su durabilidad. Las escobillas limpiaparabrisas se han desarrollado para eliminar el agua, las partículas finas y los restos de insectos; la suciedad gruesa, las hojas o el hielo se eliminan mejor a mano.
"Las escobillas del limpiaparabrisas suelen dañarse cuando se arrancan las escobillas congeladas después de una noche helada. Es mejor aflojarlas descongelando el parabrisas", recomienda Ritter. Si aparcas en el exterior en una noche helada, es mejor poner los limpiaparabrisas por la noche para evitar que se congelen. Pasar el limpiaparabrisas sobre placas de hielo o demasiada nieve tampoco hace ningún favor a los labios de goma ni al motor del limpiaparabrisas.
Pero incluso con los mejores cuidados, los limpiaparabrisas siguen siendo piezas de desgaste que tarde o temprano habrá que sustituir. La sustitución es inminente cuando empiezan a chirriar o a traquetear y, como muy tarde, cuando dejan rayas y ya no limpian bien partes del parabrisas.

Primera patente en 1903

La primera patente de un limpiaparabrisas fue presentada por la estadounidense Mary Anderson en 1903. Tras soluciones que se movían a mano o funcionaban con presión negativa, Bosch presentó en 1926 el primer sistema limpiaparabrisas accionado eléctricamente. También era posible un segundo limpiaparabrisas para el lado del acompañante. El lavaparabrisas se añadió en 1959, y la superposición de las dos escobillas hizo que el campo de visión fuera mayor.
Posteriormente, los limpiaparabrisas intermitentes, los limpiaparabrisas traseros y los sensores de lluvia proporcionaron aún más confort y seguridad. En la década de 1990, las escobillas del limpiaparabrisas se perfeccionaron para aumentar su resistencia a la temperatura y suavidad de funcionamiento combinando dos tipos diferentes de caucho. Luego llegó la escobilla curva, que se adapta a la curvatura del parabrisas y garantiza una presión de contacto uniforme y una buena calidad de barrido.
"Los limpiaparabrisas actuales son componentes de alta tecnología que hacen todo lo posible para garantizar una buena visibilidad", afirma el investigador de accidentes de DEKRA. "Pero lo hacen sólo hasta que se desgastan, y entonces es el momento de cambiarlos".