ISO 50.001

nov 2018

ISO 50.001: prepárese para la versión del 2018

La nueva versión de la norma ISO 50001 se publicó en agosto del 2018 bajo la dirección del Comité Técnico ISO/TC 301, «Gestión y ahorro de la energía». Al igual que en el resto de normas voluntarias, la norma ISO 50001 se revisa periódicamente para adaptarla al uso actual para ayudar a todas las organizaciones a la mejora de los consumos de energía. Esta nueva versión también armoniza con las versiones de las normas ISO 9001 e ISO 14001 del 2015, lo que facilita la implantación de sistemas de gestión integrados.

ISO 50001

Transición de la norma ISO 50001:2018

Para mantener un certificado válido después del 5 de agosto del 2021, cuando ya no exista la norma ISO 50001 :2011, todas las organizaciones certificadas según la ISO 50001:2011 tendrán 3 años para garantizar la transición de su certificado a la versión de 2018. Esta transición puede tener lugar durante el ciclo de certificación o durante una auditoría de renovación, que, como se debe observar, se llevará a cabo según la norma ISO 50001:2018 a más tardar a partir de febrero de 2020.

Para cualquier consulta relacionada con la transición de su certificación, contáctenos.

¿Qué cambia en la versión 2018?

En la versión de 2018, se incrementan los requisitos orientados a la obtención de resultados visibles, más consistentes y duraderos con el medio ambiente. Por lo tanto, en esta nueva versión de la norma, se han centrado en la recopilación de datos energéticos y en la medición de la mejora del rendimiento energético. El objetivo es que cada empresa, sea cual sea su tamaño, se organice para que los ahorros de energía esperados de un plan de acción se logren y se mantengan a lo largo del tiempo. Descubra a continuación los cambios introducidos en la versión 2018 de la ISO 50001:

  • Adaptación del nivel de compatibilidad con otras normas del sistema de gestión, incluidos los términos, definiciones y requisitos transversales (incluida la estructura marco o "HLS") tomadas en particular de las normas ISO 9001 e ISO 14001 2015
  • Mejor integración con los procesos clave de gestión.
  • Mejora de forma (plan de redacción y redacción).
  • Clasificación temática de términos y definiciones.
  • Actualización de una serie de definiciones (por ejemplo, indicador de rendimiento energético).
  • Agregar nuevas definiciones (por ejemplo, mejorar el rendimiento energético).
  • Mayor afirmación del papel de la gestión.
  • Aclaración de la imposibilidad de excluir un tipo de energía del ámbito de aplicación del sistema de gestión de energía.
  • Clarificación de la revisión energética.
  • Introducción de la nueva noción de ajuste de los indicadores de rendimiento energético (PEI) y las situaciones de referencia de energía asociadas (SER).
  • Adición de características y datos en el Plan de recopilación de datos de energía (anteriormente Plan de medición de energía).
  • Reformulación de requisitos e información sobre indicadores de rendimiento energético (EPI) para definirlos mejor.
  • Y, correlativamente, la formulación de los requisitos relacionados con las situaciones de referencia de energía (SER), para resaltar su interdependencia.