Por qué tunear una bicicleta eléctrica puede tener consecuencias devastadoras

Tensión peligrosa, especialmente para los frenos

10 abr 2024
  • Los componentes se construyen para velocidades acordes con la normativa
  • Los discos de freno sobrecalentados cambian sus propiedades
  • Primero deterioro gradual, luego fallo total a menudo mortal

Las bicicletas eléctricas están en alza. En Alemania, por ejemplo, en 2023, por primera vez más de una de cada dos bicicletas vendidas estaba equipada con asistencia eléctrica. El hecho de que el motor solo funcione hasta cierta velocidad parece molestar a muchos propietarios: recurren a kits de tuning de internet. Los expertos de DEKRA lanzan una advertencia urgente: sobre todo los sistemas de frenado no suelen estar a la altura. "Mucha gente no se da cuenta de los riesgos que corre con el tuning", afirma David Freibott, analista de accidentes de DEKRA y experto en pedelecs manipuladas.

Aunque la normativa sobre bicicletas eléctricas varía de un país a otro, suele tener algo en común: el apoyo del motor se limita a una velocidad o potencia determinadas -por ejemplo, a 25 km/h en la UE, Australia o la India, a 30 km/h en China, a 32 km/h en Canadá y muchos estados de EE.UU., o a 300 W en Nueva Zelanda- para que la pedelec se considere una bicicleta. Esto significa que, por lo general, no se necesita matrícula, seguro ni carné de conducir.
Los componentes, como el cuadro o los frenos, se fabrican para estas velocidades y potencias. Modificar estos parámetros mediante un kit de ajuste -que proporciona asistencia al motor por encima del umbral original y conduce a velocidades medias más altas- puede, por tanto, tener consecuencias devastadoras. "No en vano, en Alemania, por ejemplo, los llamados S-pedelecs, que proporcionan asistencia eléctrica hasta 45 km/h, no sólo necesitan un seguro, sino algo más que la declaración de conformidad del fabricante para ser homologados para circular por carretera", afirma David Freibott. "Es necesario un procedimiento de ensayo independiente, que incluya el examen de la construcción y el funcionamiento del sistema de frenos".
El experto encuentra a menudo sistemas de freno completamente sobrecargados en las pedelec manipuladas, especialmente en las ruedas traseras. "Por supuesto, un freno de disco pedelec normal puede desacelerar la bicicleta desde 40 km/h en un semáforo. También puede realizar una frenada segura desde 60 km/h ocasionalmente. Pero no puede frenar a velocidades tan altas todo el tiempo", explica. "Eso es pura física".
Al frenar, la velocidad se reduce convirtiendo la energía cinética en calor. Incluso cambios aparentemente pequeños pueden suponer una gran diferencia. Esto se debe a que la energía cinética no cambia linealmente a medida que aumenta la velocidad, de hecho la velocidad afecta a la ecuación al cuadrado. Esto significa que hay que convertir el doble de energía cinética en calor cuando se frena a 36 km/h que cuando se frena a 25 km/h.
Sin embargo, si el sistema de frenado debe convertir constantemente más calor del para el que fue diseñado, esto acarrea graves consecuencias: "Una vez que el sistema de frenado se sobrecalienta, sufre daños permanentes. Al principio, el efecto de frenado disminuye gradualmente, lo que resulta difícil de reconocer para el motorista. En el peor de los casos, sin embargo, el uso continuado sin reparar los frenos puede conducir a un fallo total, que a menudo pone en peligro la vida", afirma el experto en accidentes.

Proyecto científico de DEKRA Accident Research

El sobrecalentamiento modifica a menudo las propiedades de los materiales de los discos de freno. Un reciente proyecto científico de DEKRA Accident Research muestra lo que esto significa: Entre otras cosas, se llevaron a cabo diferentes pruebas de frenado en el banco de pruebas de pedelec de la organización de expertos: con una bicicleta sin afinar y un vehículo afinado, así como con discos de freno nuevos y discos de freno una vez sobrecargados térmicamente en el freno trasero. Para cada serie de pruebas se realizaron sucesivamente diez maniobras de frenado estándar. La pedelec iba a una velocidad de 25 km/h en su estado original y de 39 km/h en la versión tuneada, la velocidad máxima media de más de 120 vehículos manipulados que David Freibott había examinado en informes analíticos.
"Nuestros ensayos en el laboratorio demostraron que, aunque la deceleración con los discos de freno sobrecalentados seguía presente, se reducía notablemente y la fuerza de frenado también era sensiblemente desigual", resume el experto. Además, las pruebas con la pedelec tuneada mostraron que el sistema alcanzaba temperaturas significativamente más altas en general, lo que no es sorprendente dadas las velocidades más elevadas. "El sobrecalentamiento conduce a un círculo vicioso: los discos dañados por el calor ya no pueden absorberlo y, sobre todo, ya no pueden liberarlo al medio ambiente tan rápidamente como deberían. Como resultado, todo el sistema se sobrecalienta con más frecuencia en usos posteriores, lo que tarde o temprano tiene consecuencias catastróficas."
Las propiedades alteradas del material de los discos de freno sobrecargados térmicamente también se confirmaron mediante un análisis metalúrgico. Esta alteración del material podría aumentar la tendencia a la formación de grietas.

Los cuadros y otras piezas también pueden sufrir sobreesfuerzos

Sin embargo, no es sólo el sistema de frenos de una pedelec el que suele sobrecargarse después de la puesta a punto. El cuadro de la bicicleta, así como otras piezas, también están diseñados para soportar determinadas cargas. Con una pedelec modificada, la fuerza máxima es ejercida por el motor durante más tiempo, el cuadro está sometido a una mayor tensión; una mayor velocidad sobre terreno irregular implica más vibraciones. "Todo esto puede acabar provocando una fractura por fatiga, por ejemplo en el cuadro, en la zona de la vaina, en el manillar o en la tija del sillín. No hace falta explicar las consecuencias que esto puede tener durante la conducción", afirma el experto de DEKRA. Aconseja a todo el mundo que utilice sus bicicletas eléctricas únicamente tal y como han sido diseñadas por los fabricantes. "Cualquier otra cosa se convierte con demasiada facilidad en una lotería para su propia seguridad".