Prevención de explosiones (ATEX)

SOLICITAR PRESUPUESTO
PREVENCIÓN DE EXPLOSIONES (ATEX)

El empresario de una instalación donde se manipulen sustancias inflamables y/o combustibles tiene la obligación de elaborar y mantener actualizado un Documento de protección contra explosiones (DPCE ó DOPEX) más comunmente llamado documento ATEX, en aquellas instalaciones susceptibles de tener riesgo de formación de atmósferas explosivas, de acuerdo con la Directiva 1999/92/CE traspuesta a la legislación española mediante el RD 681/2003.

¡Conozca más sobre el prevención de explosiones (ATEX) y contacte con nuestros expertos!

El DPCE ó DOPEX, es el documento que exige el RD 681 sobre las disposiciones mínimas para la protección de la salud y seguridad de los trabajadores que pudieran verse expuestos a riesgos derivados de atmósferas explosivas en el lugar de trabajo. Este documento atex confirmará que los lugares y los equipos de trabajo han sido concebidos, utilizados y mantenidos, teniendo debidamente en cuenta la seguridad, y que se han tomado las medidas oportunas para que la utilización de los equipos de trabajo en las zonas de riesgo ATEX sean seguras.

¿Cómo podemos ayudarle?

El objetivo del documento atex es poner de manifiesto de forma clara los medios necesarios para evitar que se produzca una explosión, es una valiosa herramienta para validar la seguridad de las instalaciones. Para ello, se requiere que el DOPEX esté correctamente estructurado y su contenido debidamente actualizado. En él se deberá analizar:

  • Que se han determinado y evaluado los riesgos de explosión
  • Que se tomarán las medidas adecuadas para lograr los objetivos del rD 681/2003 Las áreas que han sido clasificadas en zonas de conformidad con el anexo I del RD 681/2003
  • Las áreas en que se aplicarán los requisitos mínimos establecidos en el anexo II del RD 681/2003
  • Que el lugar y los equipos de trabajo, incluidos los sistemas de alerta, están diseñados y se utilizan y mantienen teniendo debidamente en cuenta la seguridad
  • Que se han adoptado las medidas necesarias, de conformidad con el real Decreto 1215/1997, para que los equipos de trabajo se utilicen en condiciones seguras

Es importante destacar que el documento atex debe adaptarse a las condiciones operativas existentes que se presenten en cada caso. Como parte de la documentación preventiva de la empresa, debe cumplir los requisitos generales exigidos por la legislación preventiva en cuanto a su realización, elaboración, mantenimiento y revisión, consulta y participación de los trabajadores,... Además de estar estructurado correctamente, debe resultar de fácil lectura y permitir una comprensión global.

Expertos certificados en la creación de DOPEX

DEKRA dispone de personal cualificado (técnicos superiores en Prevención de Riesgos Laborales según requisito del RD 681/2003) y certificados IsmATEX Nivel 3 por el Organismo Notificado INERIS, como formadores y auditores, con amplia experiencia en la realización de Documentos de Protección Contra Explosiones con los que ayudarle a configurar el documento ATEX de su planta.

Debido a su importancia y trascendencia, en la redacción del DOPEX, deberían participar todas las personas involucradas en la seguridad de la empresa, tanto a nivel interno como externo, puesto que el logro de los objetivos queda condicionado a la participación y compromiso de todo el personal involucrado. Todo ello siempre en torno al empresario, que es quien tiene la obligación específica de garantizar su elaboración y es quien asume el compromiso y responsabilidad del documento.

La rigurosidad en la elaboración del DOPEX es de tal importancia en lo referente a profesionalidad y objetividad, que irregularidades en este sentido, por defecto, pueden comprometer la seguridad de las personas e instalaciones, y por exceso a la viabilidad de la empresa, en algunos casos, al requerir importantes inversiones económicas.

La clasificación de zonas es un método para analizar y clasificar el entorno donde puede aparecer una atmósfera explosiva, y de esta forma facilitar la correcta selección e instalación de aparatos que garanticen el nivel de seguridad adecuado, conforme también al Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión

En la mayoría de procesos donde intervienen sustancias inflamables, resulta difícil garantizar que no se van a producir nunca atmósferas explosivas.

Es igualmente difícil garantizar que los equipos instalados en las áreas de influencia de esas atmósferas explosivas no se puedan convertir en potenciales fuentes de ignición.

Por ello la clasificación de zonas es un método para analizar y clasificar el entorno donde puede aparecer una atmósfera explosiva, y de esta forma facilitar la correcta selección e instalación de aparatos que garanticen el nivel de seguridad adecuado, conforme también al Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión.

Atmósferas explosivas originadas por mezclas con aire de gases, vapores o nieblas

En el caso de atmósferas explosivas originadas por mezclas con aire de gases, vapores o nieblas las zonas se pueden clasificar en:

Zona 0: emplazamiento en el que una atmósfera explosiva de gas, vapor o niebla está presente de forma continua o por largos periodos de tiempo.

Zona 1: emplazamiento en el que es probable que aparezca una atmósfera explosiva en funcionamiento normal.

Zona 2: emplazamiento en el que no es probable que aparezca una atmósfera explosiva en funcionamiento normal, y si aparece es probable sólo de forma infrecuente y en periodos de corta duración.

Emplazamiento no peligroso

Es un espacio en el que no se prevé la presencia de una atmósfera explosiva en cantidades tales como para requerir la adopción de ningún tipo de medidas especiales de protección en este sentido.La clasificación de las zonas se realizará de acuerdo a lo establecido por la norma UNE-EN 60079-10-1, intentando minimizar mediante la adopción de las medidas correctoras que se determinen la extensión de las zonas peligrosas, pero siempre garantizando el mayor grado de seguridad.

Atmósferas explosivas originadas por mezclas con aire de polvos combustibles

En el caso de atmósferas explosivas originadas por mezclas con aire de polvos combustibles las zonas se pueden clasificar en:

Zona 20: emplazamiento en el que una atmósfera explosiva está presente de forma continua o por largos periodos de tiempo.

Zona 21: emplazamiento en el que es probable que aparezca una atmósfera explosiva en funcionamiento normal.

Zona 22: emplazamiento en el que no es probable que aparezca una atmósfera explosiva en funcionamiento normal, y si aparece es probable sólo de forma infrecuente y en periodos de corta duración.

Emplazamiento no peligroso

Es un espacio en el que no se prevé la presencia de una atmósfera explosiva en cantidades tales como para requerir la adopción de ningún tipo de medidas especiales de protección en este sentido.La clasificación de las zonas se realizará de acuerdo a lo establecido por la norma UNE-EN 60079-10-2, intentando minimizar mediante la adopción de las medidas correctoras que se determinen la extensión de las zonas peligrosas, pero siempre garantizando el mayor grado de seguridad.

El documento ATEX no sirve de nada sin una implementación adecuada de medidas en planta.

A partir de la evaluación de riesgos, se presentarán las medidas que se imponen para la protección contra explosiones. Estas pueden ser del tipo medidas técnicas u organizativas.

El documento de protección contra explosiones debe reflejar quién es la persona responsable o encargada de la aplicación de determinadas medidas (también para la elaboración o actualización del documento), por ejemplo, la empresa suministradora de los paneles de venteo. Asimismo, debe indicar en qué momento es preciso aplicar las medidas y cómo se controla su eficacia (presión de actuación, código de diseño, presión reducida tras la actuación).

DEKRA le ayudará para implementar de forma efectiva, segura y económica las medidas planteadas en el documento atex.

La evaluación de los riesgos (ER) en emplazamientos con riesgo de ATEX es un requisito legal que debe cumplir cualquier empresario que sea titular de instalaciones en las que se utilicen sustancias que puedan originar este tipo de riesgo. En general, la evaluación del riesgo de explosión se centra, en primer lugar, en la posible formación de ATEX peligrosas y en la existencia y activación de fuentes de ignición. La consideración de los efectos es una etapa posterior del proceso de valoración.

En cumplimiento con el artículo 4 del RD 681/2003, el empresario evaluará los riesgos específicos derivados de las atmósferas explosivas, teniendo en cuenta, al menos:

a) La probabilidad de formación y la duración de atmósferas explosivas.

b) La probabilidad de la presencia y activación de focos de ignición, incluidas, las descargas electrostáticas.

c) Las instalaciones, las sustancias empleadas, los procesos industriales y sus posibles interacciones.

d) Las proporciones de los efectos previsibles.

En la evaluación de los riesgos de explosión se tendrán en cuenta también los lugares que estén o puedan estar en contacto, mediante aperturas, con lugares en los que puedan crearse atmósferas explosivas. Especial consi­deración tendrán las nubes de polvo, puesto que la sus­tancia puede depositarse en cualquier parte dentro del volumen ocupado por la nube.

En DEKRA seguimos un método sistemático para determinar los eventuales riesgos de explosión así como el nivel de riesgo asociados a cada instalación. Dicho método está basado en las recomendaciones establecidas por la Guía de buenas prácticas de la Directiva 1999/92/CE y el Proyecto RASE “Explosive Atmosphere: Risk Assessment of Unit Operations and Equipments” de la Comisión Europea.

Esta metodología incluye un sistema de trabajo donde con la ayuda de extensas tablas se investigan todos los posibles escenarios. Una aplicación precisa de este método reduce la posibilidad de que potenciales riesgos hayan sido pasados por alto, aún a costa de crear unas tablas que llevan muchísimo tiempo de elaboración, especialmente para instalaciones técnicas complejas. Para este tipo de instalaciones, en ocasiones, es necesario recurrir a métodos más complejos.

En esta parte de los trabajos se acometerán las tareas más importantes del documento atex:

a) Valorar las medidas ya existentes en las áreas, y destinadas a minimizar los niveles de riesgo asociados a las instalaciones, evaluando si son adecuadas a los niveles de riesgos, así como a la clasificación de zonas atex.

b) En caso de que no existieran medidas previas en algún área, o que las mismas fueran susceptibles de ser optimizadas, definir medidas adicionales necesarias a ser adoptadas determinando y definiendo los requisitos a cumplir en cada área.

Existen 3 tipos de medidas:

  • Medidas organizativas para la protección contra explosiones
  • Medidas en los lugares de trabajo para la protección contra explosiones
  • Medidas técnicas de protección contra explosiones

Es por ello que es necesario disponer de un amplio conocimiento de las medidas existentes, las últimas técnicas de prevención y protección y la experiencia de adopción de medidas en multitud de instalaciones.

Inspecciones de conformidad con el R.D. 681/2003

El Artículo 8 de la Directiva 1999/92/CE establece que en el Documento Relativo a la Protección Contra las Explosiones (Documento ATEX ó DPCE) se defina: que los lugares y los equipos de trabajo, incluidos los dispositivos de alarma, sean diseñados, utilizados y mantenidos teniendo en cuenta la seguridad”, incluyendo los equipos no eléctricos.

Sin embargo, como en la mayoría de las directivas, no se establece el "cómo". Son las normas UNE y en algunos casos Reglamentos Nacionales los que desarrollan las metodologías para cumplir con los requisitos. En España son el REBT y RD 681/2003 los que regulan las requisitos de inspección de instalaciones eléctricas con riesgo de ATEX, y el RD 681/2003 para los equipo no eléctricos instalados en zonas con riesgo de ATEX.

La Instrucción Técnica Complementaria del Reglamento electrotécnico de baja tensión. (RD 842/2002) ITC-BT-29 “Prescripciones particulares para la instalaciones eléctricas de los locales con riesgo de incendio o explosión” indica:

Punto 6.1: Prescripciones Generales. Condiciones generales.

“Las inspecciones de las instalaciones objeto de esta instrucción se realizarán según lo establecido en la norma UNE-EN 60079-17.”

La norma UNE-EN 60079-17:2007 cubre, entre otros, “los factores directamente relacionados con la inspección y mantenimiento de instalaciones eléctricas situadas en el interior de emplazamientos peligrosos, en los que el peligro pueda ser causado por gases inflamables, vapores, nieblas, polvos, fibras o partículas en suspensión", y establece lo siguiente:

Punto 4.2 Cualificación del personal:

“la inspección y mantenimiento de instalaciones se debe llevar a cabo solamente por personal experimentado cuya formación incluya la instrucción sobre los distintos modos de protección y prácticas de instalación, los requisitos de la norma, reglamentos nacionales relevantes o reglas propias de la empresa aplicables a la instalación y los principios generales de clasificación de los emplazamientos”

Punto 4.3.1 Inspecciones. Generalidades:

“para asegurar que una instalación se mantiene en una condición satisfactoria para uso continuo en un emplazamiento peligroso, son necesarias:

  • Inspecciones periódicas regulares
  • Supervisión continua por personal cualificado”

Punto 4.4.1 El Personal

“Dicho personal requerirá ser suficientemente independiente de las demandas de las actividades de mantenimiento como para no estar influenciado por su capacidad para presentar conclusiones fiables de la inspección.”

Punto 4.4.2 Instalaciones fijas:

“El intervalo entre inspecciones periódicas no debe exceder los tres años sin la consulta de un experto.”

experimentado cuya formación incluya la instrucción sobre los distintos modos de protección y prácticas de instalación, los requisitos de la norma, reglamentos nacionales relevantes o reglas propias de la empresa aplicables a la instalación y los principios generales de clasificación de los emplazamientos.

DEKRA ha desarrollado procedimientos internos siguiendo los requisitos establecidos por la Norma UNE-EN 60079-17. Mediante nuestros consultores expertos e independientes verificaremos el nivel de adecuación de sus instalaciones con las máximas garantías.

¿Qué ocurre con los equipos instalados antes de esa fecha y no certificados para ATEX?

En instalaciones con presencia de atmósferas explosivas existen con frecuencia equipos no certificados como ATEX, lo que en muchos casos no significa que no sean adecuados, sino simplemente que no se han validado conforme a las directivas ATEX.

Si el equipo se ha comercializado después del 1 de julio de 2003, el marcado CE en un equipo destinado a atmósferas explosivas implica que cumple lo prescrito en el RD 400/1996 (directiva ATEX 100). Pero ¿qué ocurre con los equipos instalados antes de esa fecha y no certificados para ATEX? ¿Son válidos o se deben reemplazar todos por equipos certificados ATEX?.

Para responder a esta pregunta, el empresario debe analizar la seguridad de la instalación, desde el punto de vista global que destila el RD 681/2003 (el lugar y los equipos de trabajo deberán estar diseñados, instalados, utilizados y mantenidos teniendo en cuenta la seguridad) y que ya se enunciaba en el RD 1215/1997 sobre la utilización de los equipos en condiciones seguras. La evaluación del riesgo específico de explosión permitirá conocer si se está trabajando en condiciones seguras o no.

En DEKRA disponemos del conocimiento y la experiencia de las normas de protección con las que ayudar a los fabricantes/usuarios/importadores a adecuar equipos no certificados atex para que cumplan con los requisitos de protección exigidos.

La certificacón ATEX / IsmATEX

La certificación ATEX / IsmATEX es una garantía de que los trabajos, las personas, los equipos o la empresa, han sido formados, auditados, diseñados, instalados ó fabricados conforme a unos estándares de calidad.

La Reglamentación ATEX (Directivas 1999/92/CE y 94/9/CE) sólo prevén la certificación obligatoria de equipos destinados a trabajar en zonas clasificadas ATEX comercializados en la Unión Europea. Sin embargo existen certificaciones voluntarias con las que garantizar otros trabajos en zonas atex, como los de instalación, inspección, mantenimiento diseño ó reparación de equipos e instalaciones ATEX, asegurando la conformidad de las distintas Normas UNE que desarrollan la Reglamentación ATEX. A nivel de usuarios, la legislación española, a través del RD 681/2003 y del REBT define distintos procedimientos para alcanzar la conformidad mediante las normas:

  • UNE-EN 60079-14 Atmósferas explosivas: Diseño, elección y realización de las instalaciones eléctricas.
  • UNE-EN 60079-17 Atmósferas explosivas: Inspección y mantenimiento de las instalaciones Eléctricas
  • UNE-EN 60079-19 Atmósferas explosivas: Reparación, revisión y reconstrucción del material
  • UNE-EN 13463 Equipos no eléctricos destinados a atmósferas potencialmente explosivas

DEKRA dispone de personal cualificado (técnicos superiores en Prevención de Riesgos Laborales según requisito del RD 681/2003) y certificados IsmATEX Nivel 3 por el Organismo Notificado INERIS, como formadores y auditores acreditados, con amplia experiencia en los siguientes sistemas de certificación.

La Directiva 2014/34/EU (más comunmente llamada ATEX 114), transpuesta a la legislación española a través del RD 400/1996, establece una serie de Requisitos Esenciales de Seguridad y Salud relativos al material eléctrico y no eléctrico destinado a utilizarse en atmósferas potencialmente explosivas, y a los sistemas de protección.

Directiva ATEX 2014/34/EU

El artículo 114 describe las responsabilidades de los fabricantes:

  • Los requisitos de los equipos y de los sistemas de protección diseñados para el uso en atmósferas potencialmente explosivas (por ejemplo, los detectores de gas).
  • Los requisitos de los dispositivos de seguridad y de control diseñados para su uso fuera de atmósferas potencialmente explosivas pero necesarios para el funcionamiento seguro del equipo y de los sistemas de protección (por ejemplo, los controladores).
  • La clasificación de los grupos de equipos en categorías
  • Los requisitos esenciales de seguridad y salud (EHSR). En relación con el diseño y construcción de equipos y sistemas.

Para cumplir con la directiva ATEX, el equipo debe:

  • Mostrar un marcado CE.
  • Tener la necesaria certificación de zona peligrosa.
  • Cumplir un estándar de rendimiento reconocido, por ejemplo EN60079-29-1 para los detectores de gases inflamables (aplicación específica).

¿Cómo podemos ayudarle?

DEKRA ofrece a los fabricantes o distribuidores de aparatos o sistemas de protección los servicios necesarios para acometer la certificación ATEX de los mismos y así cumplir con los requisitos del RD 400/1996, transposición de la directiva 2014/34/EU.

  • Evaluación de los riesgos de ignición
  • Determinación del modo de protección requerido
  • Definición y revisión de normativa de aplicación
  • Evaluación de la conformidad con el modo de protección definido
  • Definición de medidas a adoptar para satisfacer los requisitos
  • Elaboración de Expedientes Técnicos
  • Aseguramiento de calidad de la producción
  • Tutela del proceso de certificación ante Organismo Notificado (si procede)

Formación y certificación de operarios, ingenieros y jefes de equipo en ATEX.

En aplicación del texto de la Directiva 1999/92/CE, el propietario del emplazamiento afectado por ATEX deberá, entre otras obligaciones, garantizar que las instalaciones (incluidos los sistemas de alerta) están diseñados, instalados y se mantienen debidamente.

Por esta razón, estos trabajos deben ser desarrollados por personal especialmente formado en la materia y los diversos modos de protección. Asimismo deberían ser objeto de un seguimiento y trazabilidad especiales.

Ante la carencia reglamentaria acerca de la capacitación necesaria para las empresas y personas que realizan actividades de diseño, adecuación, inspección, instalación y mantenimiento de equipos e instalaciones ATEX, “L’Institut National de l’Environnement Industriel et des Risques (INERIS)”, Organismo Notificado ATEX francés (NB-80), estableció la guía de certificación voluntaria para el desarrollo de dichas actividades con materiales utilizables en zonas clasificadas por atmósferas explosivas. Esta Guía se denomina IsmATEX, y DEKRA es la empresa implantadora acreditada en España.

SaqrATEX

Un mantenedor o reparador no consciente de los métodos de protección y dificultades vinculadas a ATEX puede deteriorar el nivel de seguridad de un material. Por esta razón, estos trabajos de reparación de equipos atex deben ser desarrollados por personal especialmente formado en la materia y los diversos modos de protección. Asimismo deberían ser objeto de un seguimiento y trazabilidad especiales.

Para dar cobertura a dicho requisito “L’Institut National de l’Environnement Industriel et des Risques (INERIS)” ha desarrollado la guía de certificación SaqrATEX, de la que DEKRA es el implantador acreditado para España.

Este referencial define las exigencias para la certificación voluntaria de las empresas y personas responsables de un Taller de reparación de equipos atex, las cuales intervienen en la reparación de equipos eléctricos y no eléctricos ATEX. El referencial se aplica a la reparación de los equipos ATEX construidos según las especificaciones técnicas y según la Directiva 94/9/CE.

Gracias al referencial Saqr-ATEX, los reparadores atex aseguran un proceso de calidad de reparaciones atex que garantiza el mantenimiento del nivel de seguridad original del equipo y la trazabilidad de las intervenciones

DEKRA forma a profesionales dedicados a la reparación de equipos ATEX para que puedan realizar dichas actividades siguiendo los métodos de obligado cumplimiento por la Norma EN 60079-19 Reparación, revisión y reconstrucción de material ATEX . Tras la formación y certificación de sus técnicos, los centros de reparación podrán acceder a la certificación SaqrATEX que será emitida por el Organismo Notificado INERIS, y le permitirá reparar material ATEX de cualquiera que sea el fabricante, con todas las garantias de seguridad y cumplimiento la legislación europea.

En aplicación del texto de la Directiva 1999/92/CE, el propietario del emplazamiento afectado por ATEX deberá, entre otras obligaciones, garantizar que las instalaciones (incluidos los sistemas de alerta) están diseñados, instalados y se mantienen debidamente.

Por esta razón, estos trabajos deben ser desarrollados por personal especialmente formado en la materia y los diversos modos de protección. Asimismo, deberían ser objeto de un seguimiento y trazabilidad especiales.

Ante la carencia reglamentaria acerca de la capacitación necesaria para las empresas y personas que realizan actividades de diseño, adecuación, inspección, instalación y mantenimiento de equipos e instalaciones ATEX, “L’Institut National de l’Environnement Industriel et des Risques (INERIS)”, Organismo Notificado ATEX francés (NB-80), estableció la guía de certificación voluntaria para el desarrollo de dichas actividades con materiales utilizables en zonas clasificadas por atmósferas explosivas. Esta Guía se denomina IsmATEX, y DEKRA es la empresa implantadora acreditada en España.

¿A quién interesa IsmATEX?

La formación IsmATEX sobre Diseño, Operación y Mantenimiento interesa a los departamentos internos de empresas con instalaciones afectadas por ATEX:

  • Departamentos de ingeniería
  • Departamentos de mantenimiento
  • Departamentos de Seguridad, Prevención y Medo Ambiente
  • Subcontratistas para instalaciones
  • La certificación IsmATEX interesa a empresas dedicadas a:
  • Actividades de diseño de instalaciones ATEX (oficinas técnicas)
  • Actividades de montaje o ejecución de instalaciones ATEX (instaladores)
  • Actividades de mantenimiento de instalaciones ATEX.
  • Varias o todas las actividades anteriores.

Areas de certificación

Se definen tres áreas de certificación dentro de la certificación IsmATEX para empresas: diseño, instalación y mantenimiento.

Una empresa puede estar certificada para una, varias o todas las fases citadas.

El alcance de las certificaciones incluye:

Fase de diseño

  • Selección de los aparatos eléctricos adecuados a las zonas
  • Desarrollo de los planos de implantación de los equipos eléctricos.
  • Desarrollo de los esquemas de cableado, conexiones y cálculos.
  • Desarrollo de un expediente técnico (instrucciones, documentos de certificación, documentos del sistema, documentos necesarios para el usuario, etc.).
  • Control de trabajos desarrollados, inspección inicial, ensayos y ajustes

Fase de instalación

  • Verificación de los aparatos eléctricos y preparación de las herramientas y utillajes.
  • Tendido de canalizaciones.
  • Implantación y montaje de equipos eléctricos.
  • Cableado y conexiones de equipos eléctricos.
  • Control de trabajos desarrollados, inspección inicial, ensayos y ajustes

Fase de mantenimiento

En este contexto se entiende por mantenimiento la realización de todas las acciones técnicas durante el ciclo de vida de un material, destinadas a mantener o restablecer un estado en el cual pueda cumplir la función requerida con toda seguridad.

La certificación IsmATEX de empresas tiene una validez de 18 meses. El responsable de INERIS organizará la renovación de la empresa certificada por medio de una auditoría de renovación en los dos meses previos a la caducidad de la certificación.

OTROS SERVICIOS DE CONSULTORÍA